Virtudes:

Se les relaciona con los Melachim, los Reyes, la Belleza del Mundo de Yetzirah, o Tercer Mundo Sefirótico. También se atribuye a los Ángeles de este Coro los que estuvieron presentes durante la Ascensión de Jesús. Sus características principales son la Gracia y el Valor.

"Y advirtieron que venían doce ángeles y dos "virtudes", que separaron a derecha e izquierda de Eva; y Miguel se paró a la derecha; y le acarició el rostro hasta su pecho y le dio a Eva: "Bendita eres tu Eva, a causa de Adán. Porque sus plegarias e intenciones son tan grandes, que he sido enviado para que recibas nuestra ayuda. Levántate ahora y prepárate a parir". Y parió un hijo y él era radiante, e inmediatamente, el recién nacido se puso en pie y corrió, arrancó una hoja de hierba en sus manos, y la dio a su madre, y su nombre fue llamado Caín". Este pasaje del Evangelio Apócrifo, Vida de Adán y Eva fuera del Paraíso, nos muestra la intercesión de las Virtudes cuando se debe hacer visible una forma en el mundo físico. Su presencia responde a las peticiones de los seres humanos hechas a Dios.

Porque igual que al Arcángel Gabriel, a los Ángeles de las Virtudes se les asocia con la substanciación; es decir la manifestación tangible de las situaciones estructuradas en los planos sutiles por medio de las emanaciones de amor. En la Biblia y en los Evangelios Apócrifos existen varias referencias a ellos. Pseudo Dionisio resume sus funciones en estas pocas líneas: "La denominación de santas "virtudes" alude a la fortaleza viril, inquebrantable en todo obrar, al modo de Dios. Firmeza que excluye toda pereza y molicie, mientras permanezca bajo la iluminación divina que les es dada, y firmemente levanta hacia Dios. Lejos de menospreciar por pereza el impulso divino, mira en derechura hacia la potencia supraesencial, fuente de toda fortaleza. En efecto, esta firmeza llega a ser, dentro de lo posible, verdadera imagen de la Potencia de que toma forma, y hacia la cual está firmemente orientada por ser ella la fuente de toda fortaleza. Al mismo tiempo transmite a sus inferiores el poder dinámico y divinizante."

Son los que se encargan de que la gracia de Dios se manifieste en el mundo físico. Transportan la energía divina desde el Sol Central produciendo lo que conocemos como milagros. Las Virtudes son los Ángeles directamente responsables de la distribución de energías dentro del ámbito material. Ellos las transportan a los distintos centros planetarios .Para su transmutación y luego se encargan de que se distribuyan de acuerdo a un plan celestial perfectamente delineado. Dependiendo directamente de estos seres angelicales hay una gran Jerarquía que se subdivide para manejar cada una de las tres energías cósmicas, que a la vez se subdividen en muchas otras, y son llevadas a los centros etéricos del planeta.

Con su fuerza divina producen los milagros en la Tierra, por esto se conocen como los portadores de las bendiciones de Dios. Traen, pues, hacia la humanidad la gracia de los en forma de milagros, usando la energía proveniente de la oración y de los actos de caridad para estructurarlos. Están junto a los que luchan para que el Plan Celestial se cumpla. Son los que inspiran valor a las personas buenas, cuando es necesario para el Cumplimiento de metas nobles. Trabajan estrechamente con los ángeles del Coro de los poderes, para que las leyes en el universo funcionen según lo establecido por Dios.
 

Información del Libro de Lucy Aspra: "Manual de Los Ángeles Vol.l, Dí ¡sí! a los Ángeles y Sé Completamente Feliz""